-¡Hazlo… pero que parezca un accidente o Coronavirus Covid19! Nk
-Muy bien, vamos a atar cabos.

Hace apenas un día empiezan las investigaciones contra Kenji Fujimori por el tema de los «Mamanivideos» lo cual bien puede llevarlo a terminar con su vida política y la cárcel y seguir la suerte de su padre y su hermana Keiko.

Retrocedamos, hace un tiempo fue asesinado el periodista Luis Choy cuando investigaba al mismo Kenji por tráfico de drogas, y esa muerte fue desviada hacia un casero caso de crimen pasional; sin embargo, luego fue capturado el peligroso delincuente Carlos Timaná, quien declaró que la muerte de Choy tenía otro móvil e involucraba a un político de arriba relacionado con las investigaciones de Choy, así se lo dijeron en la cárcel los dos criminales de apodo ‘Puerto Rico’, quien asesinó a Choy, y ‘Lucano’, su cómplice, y quienes a su vez después fueron extrañamente también asesinados.

Hoy muere el ex congresista Mamani de Fuerza Popular, testigo clave y quien filmó a escondidas las patrañas de Kenji perteneciendo al mismo partido, a la sazón de su hermana Keiko y quien había pedido la cabeza de su propio hermano por apartarse del partido.

Y Mamani supuestamente muere ahora de Covid, días después de la muerte de su padre y su hermano.

Si eso ocurrió con sus familiares cercanos es extraño que Mamani, un sujeto con mucho dinero, teniendo los primeros síntomas no se internara en una clínica para salvarse, y prefirió quedarse en su casa a esperar la muerte como sus parientes. Pero la historia ya viene turbia.

Primero llega la policía al domicilio y lo encuentran muerto al parecer de manera natural, horas después el abogado del mismo Mamani, y no un médico, cambia la historia a muerte por Covid.

Todo esto trae a la memoria esa frase del hampa de alto vuelo cuando se tenía que desaparecer a alguien (como pasó con los propios asesinos ´Puerto Rico´ y ´Lucano´) de manera incluso «natural» por venganza, deslealtad al hampa, o sencillamente porque «sabía demasiado».

A menos que sea yo quien especule demasiado… Del muro de Walter Ventosilla. Walter Ventosilla.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *